La Cilla: un espacio para conocer

La importancia que el pasado han tenido los cereales en la vida de Fuerteventura se plasma en el Museo del Grano, ubicado en La Cilla de La Oliva. En su interior se recrea la cultura generada en torno a la obtención de los granos, mediante la visualización de los útiles agrícolas y la explicación de la faenas del campo.

La Cilla de La Oliva fue construida a comienzos del siglo XIX, siguiendo las pautas de la arquitectura tradicional majorera, tanto en la tipología como en los materiales empleados en la edificación.

La denominada Casa de La Cilla, está ubicada en el casco urbano de La Oliva, en la carretera que conduce desde esta población a Los Lajares.

Antiguamente, hasta mediados del Siglo XIX, todos los fieles pagaban a la Iglesia el diezmo que consistía generalmente en abonar la décima parte de las cosechas y bienes adquiridos durante el año. Este tributo fue impuesto oficialmente por el Concilio de Letrán el año 1.215. Las Cillas eran las edificaciones donde la Iglesia almacenaba los productos que le correspondían por estos diezmos, además, de los granos y productos derivados de sus propiedades.

En el interior de este edificio se exponen un conjunto de objetos, textos y fotografías. Así, el lenguaje de los objetos, el lenguaje visual y el lenguaje verbal se fusionan, para transmitir la forma de vida tradicional de los habitantes de Fuerteventura.

más información en su página web: www.lacilladelaoliva.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido